Cuida tu salud

La salud es lo más importante

Cómo dormir mejor

Si te sientes de mal humor últimamente, o llegas muy cansada del trabajo, tal vez necesites dormir mejor por las noches. Un descanso insuficiente nos afecta en nuestro rendimiento diario, y hasta nos influye en el carácter y el humor.

Hay varios factores que pueden interferir en el sueño, como la presión del trabajo, es estrés, las responsabilidades familiares, retos inesperados o una mala alimentación.

Cómo dormir mejor

Aunque no seas capaz de controlar todos los factores que interfieren en el sueño, lo que si puedes hacer es adoptar hábitos que fomenten un sueño de calidad. Comienza con estos consejos:

Hacer un horario y cumplirlo

Irse a dormir y levantarse a la misma hora todos los días, incluso los fines de semana y vacaciones. Ser constante en esto refuerza el ciclo de sueño-vigilia del cuerpo y ayuda a dormir mejor por la noche.

Pero hay una excepción. Si no te duermes en los primeros 15 minutos, levántate y haz algo relajante. Vete a la cama cuando estés cansado.

Tener en cuenta lo que se come y bebe

Esto significa no ir a dormir hambriento o lleno, pues se puede sufrir malestar. También hay que limitar lo que se bebe antes de acostarse para evitar tener que levantarse a mitad de la noche para ir al baño.

La nicotina, la cafeína y el alcohol también influyen en el sueño. Los efectos estimulantes de la nicotina y la cafeína tardan horas en desaparecer y pueden causar estragos en la calidad del sueño. Y aunque el alcohol puede hacer sentir somnolencia al principio, puede interrumpir el sueño por la noche.

Crear un ritual antes de dormir

Haz las mismas cosas todas las noches antes de acostarte para que el cuerpo sepa que es el momento de relajarse. Puede ser darse un baño caliente, leer un libro o escuchar música relajante, preferiblemente con las luces atenuadas. Estas actividades relajantes pueden hacerte dormir mejor facilitando la transición entre la vigilia y la somnolencia.

No utilices dispositivos electrónicos antes de irte a dormir, pues su luz evita que nos relajemos e interfiere con el sueño.

Estar cómodo

Tener un espacio cómodo para dormir, fresco, oscuro y tranquilo, es esencial para dormir bien. Puede utilizar antifaz, tapones para los oídos, un ventilador, una manta eléctrica o cualquier otro dispositivo que te sea útil para crear un entorno que se adapte a tus necesidades.

También el colchón y la almohada pueden contribuir a dormir mejor. Elige lo que te resulte más cómodo. Si compartes tu cama, asegúrate de que hay suficiente espacio para dos.

Limita las siestas durante el día

Dormir largas siestas pueden interferir en el sueño de la noche, especialmente si tienes insomnio o un sueño de mala calidad por la noche. Si quieres dormir una siesta, que dure solo entre 10 y 30 minutos.

Aumentar la actividad física

Una actividad física regular puede promover un buen sueño, ayudarte a dormir más rápidamente y a disfrutar de un sueño más profundo. Sin embargo, si hacer ejercicio justo antes de acostarte, podrías estar demasiado energizado para dormir.

Maneja adecuadamente el estrés

Cuando tienes mucho que hacer (y demasiado que pensar) el sueño corre peligro. Para ayudar a relajarte, considera maneras saludables de manejar el estrés. Organízate, establece prioridades y delega tareas. Descansa cuando lo necesites. Antes de irte a dormir, desecha todo pensamiento y déjalo para mañana.